Fuente:  La Revista Peninsular

01/Jun/2018

Alguna vez has tomado alguna decisión de la que te has arrepentido después?

Si tu respuesta es no, puede suceder una de dos cosas…que seas un mentiroso o tengas amnesia.

Pero no te apures, la idea de este artículo es ayudarte a que tomes mejores decisiones a partir de hoy usando el Eneagrama.

Lo primero que tienes que saber es que todos tenemos tres tipos de inteligencia:

inteligencia del cuerpo o visceral: es la que se encarga de la supervivencia y el funcionamiento del cuerpo. Esta inteligencia se basa en las percepciones que recibimos a través de la piel, el cuerpo y el llamado cerebro del estómago. También se conoce como cerebro reptiliano. Su energía se percibe en forma de sensaciones. Cuando entras a algún lugar y dices me late, o conoces a una persona y te cae bien sin más análisis que las sensaciones de tu cuerpo, estas tomando una decisión visceral. Las personalidades viscerales son 8,9 y 1.

Inteligencia Emocional: Es la que corresponde a lo que llamamos cerebro límbico. En ésta parte del cerebro se manejan los vínculos, las emociones, etc. Es la que usamos para relacionarnos con los demás. Y nos da la capacidad de sentir empatía, acercarnos o alejarnos de las personas. En realidad lo que sucede es que basan sus decisiones en las percepciones emocionales que reciben. Las personalidades que usan éste centro como primario son 2,3 y 4.

Inteligencia Mental: Es la parte racional del cerebro y la que maneja la lógica, las matemáticas, el pensamiento secuencias, etc. Se dice que es el cerebro neocortex, aunque éste tampoco es un término del todo adecuado porque el neocortex interviene en todas las funciones, pero si podemos decir que esta habilidad de analizar es la que nos distingue de los demás animales, a pesar de que ninguna de las tres está localizada en una área específica del cerebro. Lo que si es cierto, es que las personalidades 5,6 y7, basan sus decisiones en la información percibida a través de los sentidos tradicionales, y suelen pensar demasiado y tienen trabajo para tomar decisiones y actuar.

¿ Que tienen que ver las inteligencias con la toma de decisiones?

Esta es la parte más interesante….

Quiero que pienses en una mala decisión que hayas tomado en tu vida. Analiza que fue lo que sucedió…. La tomaste con alguno de tus tres inteligencias y seguramente alguna de las otras dos inteligencias detono su alarma, pero no le hiciste caso.

Pongamos un ejemplo…. En alguna ocasión mi suegro me presentó a un exalumno suyo. A mí me dio mucha desconfianza y me cayó mal, pero como era el alumno querido de mi suegro y además de toda la familia, no dije nada.

Este alumno le rentó una oficina a mi suegro y tiempo después resulto ser un timador, que no pagó y además se llevó hasta las ventanas cuando se fue. Sé que nada de lo que hubiera dicho en ese primer momento hubiera cambiado las cosas. Simplemente hubieran dicho que soy una amargada. Pero esa experiencia me sirvió para saber que tenemos una alarma interna que nos alerta del peligro pero no le hacemos caso.

Ahora quiero que pienses en una buena decisión que hayas tomado, o un buen negocio que hiciste. Seguramente nunca dudaste de nada. Incluso, pasa que otros nos dicen que no lo hagamos, pero algo dentro de nosotros sabe que es la decisión correcta, a pesar de que parece ser de inicio una locura.

¿Bueno, pensarás como le hago para tomar buenas decisiones? Pasa por tres filtros cualquier decisión importante que tengas que tomar.

• Filtro mental… analiza la situación y que te dice tu cabeza.

• Filtro emocional….cómo te sientes con respecto a esa decisión. A veces este centro te manda mensajes en forma de corazonada.
• Filtro visceral… es el más importante… pues el cuerpo no miente ni se equivoca. Es la latida…este centro evalúa las energía a través de los poros de la piel, es capaz de leer la energía de otras personas.

Pero ten cuidado porque el centro de inteligencia que más usas, es el que te va a jugar las peores pasadas. Veamos cómo actúa cada uno.

Supongamos que quieres comprar una casa… vas a la casa. Y usas tu centro mental para analizar las ventajas de la ubicación, precio, distancia del trabajo, etc. O sea, tu cabeza te dice sí. Entras a la casa y tu cuerpo te dice que si le gusta la energía del lugar…pero empiezas a sentirte triste, o te enojas sin saber por qué. Ahí es donde tienes que saber que el marcador es 2-1. Normalmente lo que hacemos es ignorar los mensajes de ese tercer centro o bien, justificar con la mente los motivos y razones para comprar la casa, y eso es lo que nos orilla a tomar las malas decisiones.

Si uno de tus centro te dice que no, deja pasar un tiempo y pregúntate porque estas sintiendo aquello. En vez de lanzarte a convencer al centro que dijo que no. Usa la información que tus centros de inteligencia te dan a tu favor y que tus decisiones sean siempre a tu favor.

TIPS para

UNO: Ten cuidado de dejar de lado el “DEBER” cuando tengas que tomar decisiones. Piensa si quieres realmente hacerlo, y no te autoimpongas obligaciones extras, porque después cobraras la factura.

DOS: Para tomar mejores decisiones, pregunta a tu centro mental, porque tus emociones te pueden desviar de tus objetivos.

TRES: Definitivamente tienes que usar más tu centro emocional, y menos la cabeza si quieres tomar mejores decisiones.

CUATRO: Toma decisiones desde el cuerpo, moviéndote en vez de tomarlas desde tu sensación de víctima. Porque lo que tomarás será venganza.

CINCO: Contacta más tu cuerpo y las sensaciones corporales te darán una guía maravillosa al tomar decisiones. No uses tanto el centro mental.

SEIS: Confía en la primera opción que elegiste, y deja de preguntar a todos qué hacer… porque al final harás lo que tu habías pensado. Confía en tu centro mental, y date cuenta que pidiendo opiniones, lo que realmente estás haciendo, es validar tu decisión original.

SIETE: Deja de pensar que estás en una juguetería, las decisiones no se toman de acuerdo a que tanto dolor o placer voy a tener, sino en el beneficio que recibirás a largo plazo por ellas, aunque de momento sean incómodas.

OCHO: Definitivamente eres de decisiones viscerales y no tengo que recordarte cuantas veces has dicho o hecho cosas que hubieras preferido no decir. Así que frena a tu reptil interior, y usa más tu corazón antes de tomar alguna decisión, piensa como va a sentirse la otra persona antes de hacer un berrinche u decir cosas que no deseas realmente. Si no te gusta pedir perdón, deja de lastimar.

NUEVE: No puedes ser monedita de oro, y con quien quedas mal tomando decisiones con ese enfoque, es contigo. Das gusto a todos menos a ti, y a la larga tiene un precio enorme, porque le cobras la factura a otros de manera pasivo-agresiva, cuando la responsabilidad es únicamente tuya.

Andrea Vargas y Adelaida Harrison,
Enneagram Coaching Center México.
Página: www.eneagramaconocete.com
Tel: 55-5509-4522
Facebook: Eneagrama Conócete
Twitter: @ConoceteMVS
Radio : Eneagrama Conócte Sábados 12 del dia por MVS Radio, 102.5

Deseo más información